Con una medición más acertada de las inequidades se pueden cambiar las políticas públicas y llegar a las poblaciones excluidas de los servicios de salud reproductiva.